La historia de Andrea Paredes, tenista trans chilena que logró ranking WTA

La historia de Andrea Paredes irrumpió en los medios hace casi una década. Su sueño era jugar el circuito WTA, pero las trabas burocráticas se lo impedían. Ella nació siendo hombre, pero nunca se sintió asi, tenía bien en claro que en su interior era una mujer y ya de adulta, se operó para transformarse en Andrea.

En Chile, su país, no le daban mucha ayuda para cumplir su sueño, pero luego de varias presentaciones y amparos, logró poder competir. ¿Cómo hizo? Viajó a Argentina y consiguió un Wild Card y así en 2009,a los 37 años, logró su primer partido profesional.

Cayó 6-0 6-0 ante la británica Nicole Slater.  Pero lo curioso sucedió en 2011, cuando gracias al aporte de su financiera “Moneda”, se sumó como main sponsor de diferentes torneos en Buenos Aires y disputó 3 cuadros principales, y pese a repetir 6-0 6-0 en los tres, consiguió tener ranking ya que sumó en tres torneos dentro de un año, como requería la WTA.

El “enojo” con una tenista argentina

“Yo venía de llegar a la final de un torneo, y esa semana posterior la tenía libre. Andrea Paredes me contactó para que la entrenara durante esos días en Santiago de Chile. Me reuní con ella, diseñamos un programa de prácticas, y al día siguiente fuimos a las canchas”. Recuerda la misionera Andrea Benitez, ex tenista argentina con destacado paso en el circuito ITF.

Benítez había escuchado sobre Paredes, pero no la había visto jugar. Cuando estuvieron red de por medio, se sorprendió. Y no para bien. “Era imposible mantener un peloteo”, recuerda. El resto de la semana, entonces, fue de puro canasto. Pero lo curioso ocurrió después: Paredes le pidió a la argentina que volvieran a entrenar juntas en Buenos Aires, durante el torneo que se disputó en el Tenis Club Argentino. Benítez no pudo. La misma situación se presentó en Itaparica, Brasil, en mayo. Andrea (la buena) venía con la racha de triunfos consecutivos, y no pisaba la cancha a menos que debiera jugar. “Y como le dije que no, parece que se enojó. Y de allí en adelante, estaba en la tribuna en cada partido mío. Pero festejaba todos los puntos de mi rival, gritando”, rememora Benítez. Y no deja de sonreír.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s