Nico Massú y el balance luego de un año de trabajo con Dominic Thiem

Este martes se cumplió un año del título de Dominic Thiem en el BNP Paribas Open de Indian Wells. Pero más allá de seguir siendo el más grande de su carrera en el ATP Tour, no deja de sorprender que antes de ese torneo, el austriaco contaba con récord de 3-4 en la temporada. Clave en su cambio de mentalidad fue apostar por un equipo de trabajo liderado por el chileno Nicolás Massú.

“Nosotros empezamos a prepararnos para ese torneo en Río de Janeiro, justo cuando Dominic pierde allí en 1R”, recuerda el ex No. 9 del FedEx ATP Ranking. “Encontramos una pista rápida, y entrenamos casi siete días allí en Brasil con un calor muy fuerte. Luego viajamos a Indian Wells, donde hicimos una especie de pretemporada de unas dos semanas. Él había tenido varios problemas en Australia, y le faltaba ponerse fuerte físicamente. Tantas horas de trabajo fueron fundamentales”.

Dominic ganó las primeras tres rondas sin perder sets (ante Jordan Thompson, Gilles Simon e Ivo Karlovic), y avanzó por W/O en cuartos de final (frente a Gael Monfils) antes de disputar auténticos partidazos en las últimas dos rondas ante Milos Raonic y Roger Federer, respectivamente. “Son muchas las sensaciones bonitas que se vivieron”, añade Massú en conversación con ATPTour.com. “Ganar el último punto a Roger en la final fue el momento más emocionante, significaba levantar un título muy importante, su primero en un ATP Masters 1000, y en tan poco tiempo trabajando juntos”.

10 FB-02

Ambos cumplieron ampliamente el primer objetivo que se habían trazado en febrero: jugar mejor en pistas rápidas. Asumir la devolución desde una perspectiva distinta fue determinante. El austriaco empezó a habituarse desde ese torneo a devolver servicios antes o sobre la línea de base en esa superficie. Y los réditos fueron inmediatos.

“En Indian Wells hicimos cosas chiquiticas que hicieron diferencia”, asegura Massú, quien también le aconsejó a su pupilo en esa quincena variar en efectos y atreverse a sorprender con tiros para acortar los puntos. “Ese torneo marcó el camino. Hubo un avance en pistas rápidas, que fue por lo que él me llamó a mí”. A partir de entonces, Thiem no solo fue más versátil en la devolución. También comenzó a visitar más la red, y a variar en el servicio. Evolucionó, en resumidas cuentas.

“Massú realmente ha hecho grandes cambios en mi juego, grandes adiciones. De alguna manera hizo mi juego más impredecible”, confesó Thiem tras conquistar Viena en 2019.

Los cambios ayudaron a que tres de los cinco títulos que ganó en 2019 fueran en canchas duras. Es decir que solo en la pasada temporada ganó más en esta superficie de lo que había ganado en toda su carrera (2 títulos). Además, cerró el curso como subcampeón de las Nitto ATP Finals (p. con Tsitsipas), y meses después en el Abierto de Australia logró su primera final de Grand Slam en pistas rápidas (p. con Djokovic).

“He vivido junto a Dominic muchas situaciones importantes que valoro de la misma manera. Desde ganar torneos hasta ganar semifinales de Grand Slam. Me produjeron todas esas victorias sensaciones muy parecidas. Me dieron mucha felicidad porque son todas producto de muchas horas de trabajo”, recalca Massú.

El chileno ya completa un año exacto de momentos de celebración junto a Thiem. Quizá nunca olvide que el primero fue un 17 de marzo, el día en que ambos se graduaron de maestros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s