“Lo único en que pensaba era no quedar usando un bastón toda la vida”

Es inevitable que Juan Sebastián Cabal vea la cicatriz que lleva desde hace 15 años en su rodilla izquierda. La observa cuando se sienta en los cambios de lado, frente a espejos de cuerpo entero o calzándose. Es tan grande que cubre la distancia entre el pulgar y el meñique de su mano completamente abierta. “La veo todos los días, y me recuerda momentos oscuros que viví, así como las enseñanzas que dejaron”, dice el actual No. 2 del FedEx ATP Ranking de dobles en conversación con ATPTour.com.

El mes pasado en Acapulco, su último evento en el ATP Tour, el colombiano completó diez temporadas consecutivas sumando al menos una victoria por año junto a Robert Farah, su compañero y su amigo desde que tiene uso de razón. Pero la lesión que dejó esa cicatriz imborrable pudo haber arruinado todo lo que ha conseguido. “Hace 15 años no imaginaba estar en esta posición, en lo más alto del ranking y con títulos de Grand Slam”.

“En lo único que pensaba en ese entonces era en que mi rodilla sanara para no terminar usando bastón toda la vida, para quedar en capacidad de al menos hacer deporte recreativo”, recuerda el nacido en Cali en 1986. Fue en plena cancha en un evento en México durante la temporada 2005, cuando un mal movimiento le desprendió el menisco lateral y le rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda.

Los médicos le auguraron una vida sin tenis. Pero Juan Sebastián jamás perdió la esperanza. Ni siquiera se planteó un futuro distinto al que había soñado desde su infancia en el Club Tequendama de Cali, a dos calles de su casa; un futuro distinto al que moldeó inspirado en su ídolo, el ex No. 1 del mundo Pete Sampras. Con 21 años, Cabal trabajó duro para contradecir los pronósticos médicos. Y lo consiguió.

“Fueron casi dos años para estar otra vez al 100%”, rememora el entonces No. 847 del mundo en individuales, su especialidad en esa época. “Fueron cinco meses en muletas, tres en bastón. A los ocho meses pude volver a trotar, aunque muy suavemente. Y un año después tuve otra cirugía para limpiar la herida porque me molestaba”.

“Tenía seis horas de terapia al día. Sufría mucho, pero había que recuperar la movilidad, la fuerza. Perdí toda la musculatura. Pero tuve el apoyo de Colsánitas, mi patrocinador, que puso grandes profesionales a mi lado que me ayudaron a recuperarme y no decaer. Solo hasta enero de 2007 pude sentir que ya podía jugar al 100% sin ninguna molestia. Todavía me siento orgulloso de superar esa adversidad y de poder seguir haciendo lo que más me ha apasionado en la vida”, añade el colombiano de 33 años.

La primera gran recompensa a su esfuerzo llegó de manera inesperada. Siendo No. 189 del mundo en individuales —todavía su prioridad— ingresó a última hora al cuadro principal de dobles de Roland Garros 2011. El argentino Eduardo Schwank le pidió ser su pareja en reemplazo del también argentino Horacio Zeballos, quien se había lesionado en la fase previa de individuales. Y en el primer torneo juntos, Schwank y Cabal llegaron a la final en el Grand Slam parisino (v. a los No. 1 Bob y Mike Bryan en SF, p. con Mirnyi/Nestor en la final).

Gracias a los puntos obtenidos en ese evento, Cabal irrumpió por primera vez en el Top 40 de dobles, suficiente para ganarse dos semanas después un cupo en el cuadro principal de Wimbledon, el primer torneo del ATP Tour en el que hizo pareja con Robert Farah, y donde debutaron venciendo 21-19 en el set decisivo a los Top 10 Bopanna/Qureshi.

Desde entonces, el Colombian Power no ha quitado el pie del acelerador. Ya llevan 265 victorias como equipo en el ATP Tour y han conquistado 16 títulos, incluidos los de Wimbledon y el US Open en 2019. “Hemos hecho las cosas muy bien en todo este tiempo, año tras año. Tenemos muchas ganas de que sean muchas más temporadas ganando. Ojalá podamos estar mucho tiempo más jugando y dando resultados para el tenis colombiano”, explica el diestro.

Seguramente Cabal está preparado para cualquier adversidad que amenace otra vez su futuro soñado. La cicatriz en su rodilla izquierda le recordará la perseverancia necesaria para afrontar obstáculos venideros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s