Los 7 momentos más importantes de Roger Federer en Wimbledon

Roger Federer es sinónimo de Wimbledon y viceversa. El suizo es el mejor jugador en la historia de este tradicional torneo y vivió momentos históricos y no solo en cuanto a títulos.

Repasamos siete de ellos y pueden elegir su favorito.

2001: victoria sobre Sampras

Su bautismo en el All England fue en 1999, cuando perdió con el checo Jiri Novak por 6-3, 3-6, 4-6, 6-3 y 6-4. Por entonces tenía 17 años y ya era el 103° del ranking mundial. No le fue bien tampoco en su segunda temporada: en 2000 cayó en el estreno ante el ruso Yevgeny Kafelnikov en sets corridos. El primer gran impacto llegó en 2001: superó a los belgas Christophe Rochus y Xavier Malisse, al sueco Jonas Björkman y asombró al eliminar a Pete Sampras, entonces defensor del título y que llevaba 31 victorias seguidas en Wimbledon. En los cuartos de final, cayó ante el favorito local, Tim Henman, en cuatro parciales. Pero aquel éxito sobre Sampras fue, para muchos, un auténtico cambio de mando en el All England.

2003: la primera coronación

Después de aquel impacto ante Sampras, Federer regresó en 2002 con una inesperada caída en el estreno ante el croata Mario Ancic. En 2003, ya instalado como número 5 del ranking, consiguió su primera corona con triunfos sucesivos sobre Hyung Taik Lee, Stefan Koubek, Mardy Fish, Feliciano López, Sjeng Schalken, Andy Roddick, y en la final, al australiano Mark Philippoussis por 7-6 (7-5), 6-2 y 7-6 (7-3). El 6 de julio, en el court central del All England, Federer ganó el primero de sus 20 títulos de Grand Slam. Nada fue igual desde entonces, para el suizo y para el resto del planeta tenis.

2007: la batalla con Rafa

Tras aquel primer título, Federer convirtió a Wimbledon en su Grand Slam preferido. Fue campeón en 2004, 2005, 2006 y 2007. En todo ese período, sólo un jugador consiguió llevarlo a un quinto set: Rafael Nadal, que ya se perfilaba como el gran rival de su carrera. Al zurdo de Manacor lo derrotó en las finales de 2006 y 2007; en la última, por 7-6 (9-7), 4-6, 7-6 (7-3), 2-6 y 6-2, en 3 horas y 45 minutos de batalla. La final tuvo un escenario singular: ese año, el techo se estaba construyendo, por lo cual todo el court central no tenía resguardos. “Fue la vez que más viento entró en el estadio, se sentía diferente. Y casi pierdo con Rafa”, recordó Federer, que con cinco títulos consecutivos igualaba el récord de Bjorn Borg.

2009: partidazo con Roddick

En 2008, el invicto de Federer en Wimbledon se interrumpió con la derrota en la final ante Nadal, en aquel emotivo encuentro que terminó casi en penumbras. Al año siguiente, el suizo recuperó el cetro, y postergó una vez más a Andy Roddick, al que venció por 5-7, 7-6 (8-6), 7-6 (7-5), 3-6 y 16-14, con ¡50 aces! para Federer y 4 horas y 16 minutos de acción. Posiblemente el estadounidense haya merecido como pocos un título en el All England, pero Federer fue su bestia negra: el suizo le ganó los cuatro duelos -tres finales y una semifinal- en el césped londinense. Fue el 15° título grande del suizo, cifra con la que desplazaba a Pete Sampras de la cima de máximos ganadores en los Grand Slams.

2012: regreso con épica

Después de obtener su sexto título, en 2009, pasaron dos temporadas con frustraciones: caída en los cuartos de final de 2010 contra Tomas Berdych, y en la misma instancia en 2011, luego de estar dos sets arriba frente a Jo-Wilfried Tsonga. En 2012 volvió a la gloria: conquistó la séptima corona con un triunfo sobre Andy Murray en la final, después de haber estado a un paso del adiós en la primera semana: en la tercera rueda, revirtió una desventaja de dos sets y le ganó al francés Julien Benneteau por 4-6, 6-7 (3-7), 6-2, 7-6 (8-6) y 6-1. El encuentro decisivo tuvo su cuota extra de emoción: Murray no pudo contener las lágrimas durante la ceremonia de premiación. El escocés tendría su premio doce meses después, cuando entró en la historia como el primer campeón británico de Wimbledon en 77 años.

2016: otra remontada heroica

La octava corona se hacía esperar. En 2014 y 2015, Federer repitió resultados: sendas derrotas en la final contra Novak Djokovic. Tampoco llegaría el título en 2017, porque Milos Raonic le puso el freno en las semifinales en un duelo de cinco sets. Posiblemente el suizo haya sentido el esfuerzo previo: en los cuartos de final se impuso a Marin Cilic después de ceder los dos primeros parciales y de salvar tres match-points, por 67 (4-7), 4-6, 6-3, 7-6 (11-9) y 6-3.

2017: la octava maravilla

Dos semanas perfectas, sin ceder ni un set en el camino hacia el octavo título. Después de cinco años, Federer volvió a ser campeón de Wimbledon. En la ruta superó a Alexandr Dolgopolov, Dusan Lajovic, Mischa Zverev, Grigor Dimitrov, Milos Raonic, Tomas Berdych, y en la final, demolición sobre Marin Cilic por 6-3, 6-1 y 6-4. A los 35 años, se convirtió también en el jugador que más veces conquistó Wimbledon en la rama masculina (Martina Navratilova lo hizo en nueve ocasiones entre las mujeres).

Fuente: La Nación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s