“Me agarró a cintazos luego de perder un partido”

Escalofriante. No hay otra manera de describir el testimonio de Guillermo Pérez Roldán conseguido por Sebastián Torok en una gran entrevista para La Nación . El ex tenista argentino, hoy radicado en Chile, relató la dura relación que mantuvo con Raúl, su padre y uno de los formadores más importantes en la historia del tenis argentino, con su enorme escuela de talentos en Tandil.

Maltratos, agresión física y estafas. Una historia que sale a la luz luego de muchos años.

“Yo te voy a decir sin miedo a que lo puedas poner: creo que fue un visionario muy bueno, extraordinario en los detalles técnicos y un gran entrenador, pero lamentablemente yo fui su hijo. Hubiese preferido tener un peor entrenador y un mejor padre, simplemente eso. Me da mucha pena: fue tan bueno en lo que creó, fue un sistema que funcionó, debería haber sido Gardel y descargaba sobre mí una, no sé si exigencia, pero perdí un padre. Hubiese preferido, desde ese lado, que él fuera un gran profesor de tenis y yo un buen abogado, no sé. Es una parte negra. Ahora, como técnico, me saco el sombrero. Mientras esté en vida espero que alguna vez podamos acercarnos, porque al final de todo es mi padre”.

“La verdad es esa. Todos lo saben, pero nadie lo dice, yo no lo dije nunca a un periodista. Pero fue así. Terminé de jugar y me fui a vivir a un ambiente. Tuve que pedirle plata a mi abuela para alquilar. Yo estoy en paz conmigo mismo, feliz con mi mujer, mis hijas, mis amigos, mi trabajo. Pero de ahí para adelante. Es duro. Tuve una vida difícil. Siempre salí adelante. Me da más lástima por ellos, por mis padres y mi hermana. Pero más que nada es el cómo. La traición de un padre a un hijo es terrible. En el casamiento con Daniela, hace tres años y medio, lo invité, me pidió perdón delante de todos y me cantó una canción, pero al otro día me volvió a cagar. Así es la cosa. Uno siempre tiene que aferrarse a lo de uno y a la capacidad de voluntad. Yo me entreno cuatro horas por día porque sé que si me sueltan a trabajar después de este virus [N. de la R.: tiene tareas y cargos en Italia, en el desarrollo del tenis en el TC Cagliari y con la federación de ese país] tengo que tener diez horas por día en las piernas, porque tengo que vivir. Hay que salir a laburar, tengo 50 años y tengo más ganas que nunca de vivir”.

“Si yo te contara realmente las cosas fuertes, como perder un partido, entrar en una habitación y que te peguen una piña en medio de la boca con el puño cerrado. Y yo las corría todas, eh. O que te metan la cabeza en un baño o que te agarren a cintazos arriba de una cama. O un robo de cuatro o cinco millones de dólares. Todo lo que gané jugando al tenis, al otro día no lo tenía. Mi vieja [Liliana Sagarzazu] y mi viejo firmaron para sacarme la plata de mis cuentas”.

“Sufrí el maltrato físico. Todos sabían. La cosa fue conmigo. Y con mi hermana al principio. Pero cuando empecé a facturar yo, mi hermana pasó a un segundo plano. Tengo que decir que fue un técnico de la puta que lo parió de bueno, pero un padre de mierda. No podía ser que ganar un partido era un alivio y en determinados momentos, en vez de poder disfrutar a los 19 años, ya no di más. Le dije: ‘Seguí por tu camino, cuando te necesite técnicamente te llamo. Comprate un campo, andá a los caballos, qué se yo, pero déjame tranquilo’. Después de él no tuve otros técnicos. Jugué muchos años solo. Entonces me llevaba a mis amigos, a algún entrenador sustituto, como Kiko Carruthers, con quien viajé a dos torneos y gané los dos y no pudo viajar más. Todo el mérito tenístico se lo doy a mi papá, porque creó un diccionario de lo que había que hacer, pero yo me estoy refiriendo a la parte familiar. ¡Qué se yo! Un año gané tres torneos de ATP, en el ’87, ¡era junior, tenía 17 años! Después de ganar Buenos Aires me voy a Itaparica, en la primera ronda me toca un muchacho que se llama Tore Mainecke, jugué en otra superficie, venía de una que era súper lenta, hacía un calor, perdí y [después del partido] se subió a la cama y me empezó a cagar a latigazos porque decía que no me había movido bien. No puede ser. Cosas así, groseras”.

6 comentarios

  1. te amaba !!!!! seguia todos tus partidos y nunca entendi porque te habias retirado teniendo tanto potencial..ahora se porque.una lastima, y creo que duele mas porque viene de la familia, de quien uno menos los espera.gracias x regalarnos tu maravilloso tenis!!! ame cada partido que jugaste, tengo guardados recortes de casi todos tus partidos de tenis….fanatica mal del tenis! ojala puedas curar tus heridas! y disfrutes de tu hermosa familia!

    Me gusta

      • Increíble tu relato Guillermo.. Como amante del tenis y con amigos en comun, desearia que te puedas recuperar, en todos los sentidos.. Siempre admire tu tenis explosivo y de garra. Se FELIZ.!! Saludos desde Panamá. Eduardo Roman Fresco.

        Me gusta

  2. Querido Guillermo , vi muchos partidos tuyos , de junior y adulto , tambien d tu hermana .Admire mucho tu juego y tu garra , es increible lo q has pasado .No me conoces xq siempre fui un fan en la tribuna , uno mas , pero t deseo lo mejor , un abrazo gigante a la distancia y es una bendicion q ahora hayas salidi adelante y formado una nueva familia .

    Me gusta

  3. Guille ojalá te cruce alguna vez. Un gran tipo nos conocimos en la época de jugadores y todos sabíamos la realidad. La vid ate va a mostrar q podws juntar lo q el te enseño más todo tu potencial podes darle mucho a este deporte.
    Espero cruzarte alguna vez

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s