La historia de Diego Chávez: El tenista que hoy se está dedicando a cuidar autos

El tenista boliviano Diego Chávez trabaja desde la semana pasada como guardia señalista en Bilbao, España, donde radica; de esa manera obtiene algunos ingresos económicos para paliar la crisis mientras la actividad deportiva está suspendida.

“Como el mundo del tenis está parado, no podemos generar dinero, entonces había que buscar otras opciones para conseguir recursos, en mi caso surgió este trabajo la anterior semana”, contó Chávez, quien compite en el circuito profesional del deporte blanco desde 2012.

Su trabajo es solo durante los fines de semana: “vigilo los autos, indico a las personas para que se orienten bien y vayan ordenadamente, hay que evitar que la gente se aglomere”, explicó Chávez.

“Soy como un guardia municipal, acá se le llama guardia señalista. Solo trabajo los sábados y domingos. Estoy en el turno de la tarde, de 14.00 a 22.00. En esta labor hay de todo, la mayoría de la gente obedece las instrucciones que se le da, pero hay alguno que no respeta, que te discute, es una minoría. No tengo fecha límite para seguir en esto, será hasta que se normalice todo, creo que será un tiempo largo. Por una parte está bien porque gano un poco más”, añadió.

9-11-768x805

Entrenamiento

Chávez juega tenis desde sus años, desde entonces sus padres ya lo llevaban al Country Club Cochabamba. A los siete comenzó a participar en torneos nacionales. Tiene 24 años, a sus 12 se instaló en España junto con sus padres Antonio y Reina, además de sus hermanos Belén y Joel.

Durante el confinamiento por el coronavirus, durante algo más de dos meses solo cumplió labor física en su domicilio.

“Ha sido muy duro el primer mes, mucha incertidumbre, no sabíamos qué iba a pasar, ahora por lo menos ya se puede salir un poco y en mi caso poder entrenar. Gracias a Dios tengo un buen espacio para hacer ejercicio a lado de mi casa”.

La semana pasada comenzó la flexibilización de la cuarentena en ese pais y ya puede ir a una cancha de tenis para entrenar.

“Es mi segunda semana, hay que seguir las franjas horarias, es decir, por las mañanas de 06.00 a 10.00 y por la tarde-noche, de 20.00 a 23.00. Como hay mucha gente que practica deporte y hace tenis a ratos es imposible encontrar o reservar cancha. La anterior semana pude entrenar dos días y gracias a que ahora tengo un permiso de jugador profesional lo puedo hacer a cualquier hora”, detalló.

Apoyado por sus padres, una parte de su dinero lo recauda en los Futures en los que participa y otra como entrenador del Pinter Tennis Club, en San Sebastián. “Enseño a niños y jóvenes desde los 10 hasta los 18 años”.

Chávez  representó a Bolivia en la Copa Davis de 2018, en las dos series que la Verde jugó ante Puerto Rico y Perú por el Grupo II de la Zona Americana. También fue parte de la delegación nacional que participó en los Juegos Suramericanos de Cochabamba ese mismo año. Ahora, su objetivo es subir hasta ser considerado uno de los 200 mejores tenistas del mundo.

Está lejos, en el 1.202, pero no pierde las esperanzas: “quiero ubicarme dentro del Top-200 y después seguir subiendo poco a poco”.

Fuente: La Razón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s