¿Qué declaraba Roger Federer en su anterior lesión que derivó en cirugía?

Los problemas en las rodillas de Roger Federer comenzaron hace un tiempo y en 2016 tuvo una intervención por un accidente doméstico. Dos meses después de esto (Febrero) regresó a la competencia en Montecarlo y su camino siguió hasta Wimbledon, donde luego de perder en semis ante Milos Raonic dio por finalizada su temporada y entró nuevamente en proceso de recuperación, buscando su mejor forma que llegó en 2017, rompiendo todas las especulaciones sobre su estado físico al ganar Australia y Wimbledon.

Esto decía Roger en aquél 2016, durante el torneo de Miami donde tenía previsto volver pero antes de debutar ante Juan Martín Del Potro, se bajó de este M1000 por no encontrase al 100%.

Federer dijo que el pequeño accidente ocurrió mientras corría al baño por una de sus hijas gemelas. Cuando se giró de derecha a izquierda, levantó a su pequeña y puso su peso en su pie izquierdo, Federer sintió que algo hizo “clic” en su rodilla izquierda. El suizo continuó con un viaje familiar previsto al zoológico a pesar de que su pierna estaba hinchada. Al regresar a casa en Suiza inmediatamente se hizo una resonancia magnética, la cual derivó en una cirugía el 3 febrero de 2016.

“Recuerdo que al girar, sentí que mi rodilla estaba rara. Fue entonces cuando oí un “clic”, dijo Federer. “Me dio la sensación de que algo extraño le pasaba a mi rodilla. Fue un movimiento muy simple, probablemente un movimiento que he hecho un millón de veces a lo largo de mi vida con seguridad”.

“Cuando me dieron la noticia de que tenía que operarme vi las fotos y hablé con mi médico y supe que era la única forma de salir de esta. En el hospital, cuando estaba a punto de entrar en la sala de operaciones, ahí fue cuando me puse nervioso y triste por todo. Cuando desperté y miré mí rodilla fue como ‘Esto no se siente como mi pierna. No puedo creer que haya tenido que operarme y espero poder volver bien. “Fue entonces cuando me asusté”.

“Entonces, literalmente, uno o dos días más tarde ya no tenía más dolor. Me di cuenta de que ya podía mover la pierna. Aprendí a caminar con muletas y todo eso, lo que ya me había pasado una vez antes en 2005, cuando me rompí los ligamentos en el pie …. Fye como pasos de bebé. Así, al mismo tiempo, se pasa de muletas a caminar, para luego a correr, a saltar y después a realizar carreras de velocidad. Es increíble ver el progreso que fui capaz de hacer en tan corto período de tiempo”.

“Suena raro, pero disfruté el proceso de mejora que viví cada día. Tenía una mentalidad positiva. Hemos trabajado dos o tres veces al día. Estuve en Suiza durante cinco semanas consecutivas, lo cual es raro para nosotros estar en un solo lugar, en especial en nuestra casa durante tanto tiempo. Disfruté de todo … no había nada que hacer aparte de rehabilitarme y pasar tiempo con la familia. Fue un proceso muy agradable. Nunca he tenido ningún contratiempo. Eso fue muy importante para que esté aquí hoy”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s