Roger Federer recuerda una de sus remontadas más increíbles en Wimbledon

“¡Dios mío! ¡Ha sido brutal!”.

El alivio de Roger Federer era evidente para todos los presentes en la conferencia de prensa tras el épico duelo de tercera ronda ante Julien Benneteau en Wimbledon 2012. El entonces seis veces campeón estuvo a dos puntos de la derrota ante el francés en cinco ocasiones, pero logró remontar dos mangas hasta vencer por 4-6, 6-7(2), 6-3, 7-6(6), 6-1 a un oponente inspirado.

“Cuando te ves dos sets abajo, te calmas”, dijo Federer. “Obviamente tus amigos y tu familia están al borde de un ataque. Te enfocas en jugar punto a punto. Puede sonar aburrido, pero es lo único que debes hacer. Esta noche ha sido especial”.

Benneteau había logrado cuatro victorias previas ante jugadores del Top 5 del FedEx ATP Rankings, incluyendo un triunfo en suelo patrio ante Federer en el Rolex Paris Masters 2009. Con el techo cerrado, el francés disfrutó en condiciones más rápidas. Aunque el suizo no estaba a su mejor nivel en los primeros compases del partido, Benneteau anticipaba con facilidad el lugar al que su rival enviaría la pelota. Una imagen que tenía grabada dadas las innumerables veces en que se enfrentaron en sus tiempos junior.

Como suele hacer, Federer encontró la manera de levantar su nivel conforme avanzó el partido. El encuentro terminó equilibrándose no tanto por los nervios o errores de Benneteau, sino por los grandes golpes ganadores del gran favorito en los momentos cruciales. Incrementó su porcentaje de primeros saques y limpió de errores su juego en la red, denegando situaciones ajustadas y oportunidades de rotura a su rival con apenas un par de golpes.

El cuerpo de Benneteau terminó sucumbiendo en la quinta manga y anuló cualquier opción de sorpresa. El esfuerzo empleado para mantener el pulso a Federer desencadenó calambres en su pierna izquierda y hasta en dos ocasiones necesitó atención médica. Al ver la oportunidad, el suizo se lanzó a cerrar el encuentro y avanzó a la siguiente ronda tras tres horas y 34 minutos.

“Es como una piedra”, dijo Benneteau. “Si tu nivel baja un poco, él aprovechará la oportunidad. No puedes permitirse un error jugando puntos ante él. Si no pones la pelota en el lugar correcto vas a terminar perdiendo el punto casi siempre”.

Federer empleó este desafío como impulso para el resto del torneo, venciendo a Andy Murray para levantar su séptima copa de Wimbledon y recuperando el No. 1 del ranking.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s