Historias de Wimbledon: La emocionante (E inesperada) consagración de Goran Ivanisevic

Goran Ivanisevic necesitó una invitación para acceder al cuadro principal de Wimbledon 2001. Quince días más tarde, el tres veces finalista (1992, 1994, 1996) completó la conquista del título más improbable en la historia del torneo.

Situado en el No. 125 del FedEx ATP Rankings, Ivanisevic vio aplazada su final con Patrick Rafter hasta el lunes debido a la lluvia. La jornada pasó a conocerse como “el lunes de la gente” al ser jugada ante 10.000 aficionados que se agolparon a esperar por entradas no reservadas la noche previa, entregadas por orden de llegada. La afición generó una enorme energía y entusiasmo, incluyendo olas en el graderío, cánticos durante los intercambios y ánimos en favor de ambos jugadores.

Demostrando sus emociones, Ivanisevic se sentó sobre la pista, dirigió la mirada al cielo, gritó y soltó algunas lágrimas. Todo ello antes de ganar el partido. En su cuarta pelota de campeonato, el croata de 29 años se dejó caer sobre la hierba y lloró tras conquistar su primer título de Grand Slam al vencer por 6-3, 3-6, 6-3, 2-6, 9-7.

“Es fantástico tocar el trofeo. No me importa si no vuelvo a ganar un partido en mi vida. Si deseo no jugar, no volveré a jugar. Así es. Esto es el final del mundo”, dijo Ivanisevic. “Es algo que he estado esperando toda mi vida. Siempre quedaba en segundo lugar. La gente me respeta, pero la segunda plaza no es suficiente”.

“Por fin soy campeón de Wimbledon. Esto lo significa todo para mí. Mi sueño se ha hecho realidad. Haga lo que haga en mi vida, vaya donde vaya, siempre voy a ser campeón de Wimbledon”.

Parecía que Ivanisevic no tendría otra oportunidad para triunfar en el All England Club. Una lesión en el hombro derecho había desplomado su ranking y provocado momentos de mínimos históricos para el antiguo No. 2 mundial, incluyendo una derrota en la primera ronda de la fase previa del Abierto de Australia esa misma temporada.

Aunque su camino en Wimbledon comenzó como un espectáculo en canchas exteriores, no tardó en recibir ritmo en la Centre Court. Batió a Marat Safin en los cuartos de final y a Tim Henman en las semifinales después de estar apenas a dos puntos de la derrota ante el británico.

Por su parte, Rafter buscaba su propio momento de reivindicación. El australiano admitió que su derrota en la final del año anterior ante Pete Sampras le había estado persiguiendo durante 12 meses. Rafter también había estado a dos puntos de perder su semifinal ante Andre Agassi antes de reaccionar para vencer por 8-6 en el quinto set.

Después de que Rafter e Ivanisevic desplegaran cuatro mangas de enorme calidad, la tensión era palpable tanto en los jugadores como en la grada camino del parcial definitivo. Ivanisevic se vio 6-7, 15/30, pero encontró grande servicios cuando los necesitó para conservar su saque. La tensión fue inabordable para Rafter en el siguiente juego, y conectó un segundo servicio inocente con pelota de rotura que el croata respondió con un golpe ganador.

Ivanisevic se colocó con pelota de partido con 8-7, pero mandó fuera un segundo saque por varios palmos. Su segundo punto de campeonato también terminó en doble falta y el murmullo se pudo escuchar en la grada. Una tercer oportunidad fue anulada cuando Rafter colocó un globo perfecto, provocando una sonrisa irónica en el croata. Pero en su cuarto intento, Ivanisevic conectó un poderoso servicio que Rafter apenas pudo restar al centro de la red.

“No sé si en Wimbledon se ha visto algo así. Y no sé si se verá de nuevo… Ha sido electrizante”, dijo Rafter. “Él tuvo un enorme apoyo. Los australianos que han venido fueron geniales. Jugamos para momentos así. De esto se trata. Ha sido muy divertido”.

Rafter apenas jugó un puñado de torneos tras esta dolorosa derrota antes de retirarse al final de 2001. Por su parte, los problemas de hombro de Ivanisevic hicieron que Wimbledon fuera el último título en la carrera del croata. Goran se retiró en el torneo en 2004, pero dejó claro que su corona de 2001 había eliminado cualquier rastro de lamento.

“Mi victoria es un misterio sin resolver”, dijo Ivanisevic a CNN. “Estaba escrito en algún lugar que había llegado mi momento. ¿Por qué hacerlo sencillo si puedes lograrlo de una manera compleja?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s